10 formas de ahorro en electrodomésticos

10 formas de ahorrar energía en el uso de electrodomésticos y gasodomésticos

Los electrodomésticos y gasodomésticos son una de las principales fuentes de consumo energético en el hogar. Si aprendes a utilizarlos de forma eficiente y consciente, reducirás significativamente su impacto en el medio ambiente y también tu factura a final de mes.

  1. Compra modelos con etiquetado energético de clase A y adecuados por tamaño y prestaciones a tus necesidades.
  2. Utiliza la lavadora y el lavavajillas solo cuando estén totalmente llenos.
  3. Utiliza las temperaturas más bajas posibles para lavar y selecciona los programas más adecuados. Por ejemplo, en las secadoras, no es necesario secar al máximo la ropa que después se tiene que planchar.
  4. Opta por el refrigerador más pequeño posible, ya que representa entre el 10 y el 15% de toda la energía consumida en el hogar.
  5. Abre el refrigerador solo cuando sea necesario. Cuantas más veces se abra la puerta, más escarcha se produce, y solo con una formación de 5 milímetros de espesor, el consumo energético aumenta en un 30%.
  6. Aleja el refrigerador de las zonas calientes como la cocina o el horno.
  7. Deja enfriar los alimentos antes de meterlos en el refrigerador y no los amontones dentro.
  8. Antes de que acabe la cocción y mantenla siempre limpia.
  9. En la cocción, adapta la dimensión de los quemadores a los recipientes, de forma que el recipiente tenga uno o dos centímetros de diámetro mayor que la superficie de la llama de gas o placa, y no utilices la placa más grande para calentar la cazuela más pequeña.
  10. Revisa periódicamente el estado de los aparatos para garantizar su correcto funcionamiento.